Las 5 claves de la Riqueza y del Éxito

Según escribe Tony Robbins en su libro “Poder Sin Límites”, hay cinco claves para desarrollar todas tus facultades y asumir totalmente el mando de su vida. Asegura que todo triunfador ha tenido que hacerlo tarde o temprano de manera consciente o inconsciente.

 

Antes de pasar a enumerarlas, debes entender dos conceptos:

  • La vida pagará cualquier precio que le pidas. Si pides un céntimo, te lo dará. Si pides alegrías y éxitos, eso obtendrás. Es importantísimo que aprendas a dirigir tus estados y tu comportamiento. De este modo puedes conseguir lo que te propongas. Así que decide qué quieres pedirle a la vida y ten la seguridad de obtenerlo.
  • La otra idea que debes integrar dice: La decisión acompañada de la disciplina obra milagros. Una vez leí que la disciplina realmente no existe. Lo que existe es la autodisciplina, porque siempre va a depender de uno mismo el terminar haciendo lo que nos hemos propuesto. La mentalidad positiva ayuda a empezar, pero lo que te mantendrá realmente motivado y en el camino es la autodisciplina. ¡Ponte a ello ya!

 

Estas son las cinco claves para ser un triunfador imparable:

1. Aprende a superar la frustración.

Esta es capaz de destrozar sueños, convertirnos en personas negativas, desvalidas, etc. Y, por supuesto, acaba con la autodisciplina y, por ende, con los resultados.

Para asegurarte el éxito a largo plazo… disciplina tu frustración. Y recuerda este importante hecho: la clave del genuino éxito es una frustración de mayor cuantía. La recompensa por superar la frustración es enorme. Todo el que emprende algo pasa por más apuros que el que no hace nada, solo es cuestión de saber enfrentarse a ellos, idear nuevas estrategias, ingeniar nuevas alternativas.

No solo hay frustraciones en los negocios, también en las relaciones y demás áreas de la vida; en definitiva, hay grandes frustraciones en el camino de todo gran éxito.

¿Quieres saber qué clave da Tony Robbins para vencer el estrés?

Primero: no te dejes abrumar por pequeñeces.

Segundo: recuerda que en realidad, todo es un pequeñez.

Hay que combatir la frustración, hay que tomarse cada revés como una realimentación de informaciones que sirve para aprender, y hay que seguir empujando fuerte.

2. Aprende a superar el rechazo.

Es uno de los desafíos más duros de la gente que se ha formado en nuestra sociedad: superar un “no”. Para triunfar, debes aprender a encajar el rechazo, los “noes” de la vida, sabiendo cómo despojarlo de todo su poder. Todos los grandes triunfadores han sido rechazados mil y una vez. ¿Cuántos “noes” estás dispuesto a aguantar? Pues hasta ese límite, llegarás. No permitas que el rechazo limite tus pensamientos.

Mi recomendación es que no pongas límite, asúmelo como algo que, mientras siga sucediendo… irás creciendo. Si no superas el rechazo… ¿Cuál es la consecuencia de unos pensamientos limitados? Pues una vida limitada. Pero si superas el rechazo conseguirás cuanto te propongas.

3. Aprende a superar la presión financiera.

Se refiere a saber tomar, saber dar, saber ganar y saber ahorrar. Muchos son los que recomiendan regalar el 10% de lo ganado. Esto le dice a tu mente que no lo necesitas y, por tanto, vives en una frecuencia de pensamiento de abundancia; de otro modo, siempre pensarás que te escasea el dinero. Además de ayudarte mentalmente a vivir el éxito, también ayuda a otros. ¿No consideras que una persona verdaderamente exitosa ayuda a mucha gente continuamente? Contribuye a hacer del mundo algo mejor.

Del 90% restante, aparta otro 10% para pagar gastos o deudas y otro 10% para horrar. Viviendo con el 70% que te queda, obligas a tu mente a averiguar nuevas formas de conseguir mejorar tu economía, ya sea desechando cosas innecesarias o ganando más dinero con alguna nueva idea creativa. Y si necesitas más de ese 10% para pagar las deudas… no lo cojas del 70% para vivir, ni de ningún otro porcentaje. Obliga a tu mente a pensar en más posibilidades de negocio, como hace la gente de éxito.

Aprende a ganar, a ahorrar y a dar.

4. Aprende a superar la vanidad.

Cuando uno ha alcanzado cierto nivel corre un terrible riesgo… caer en la vanidad. La vanidad es esa especie de conformismo con el status alcanzado, ese creer que ya es suficiente, que ya has llegado a donde tenías que llegar. Como uno se cree en esa meta, surge una soberbia, una autocomplacencia, que hace que uno pierda todo lo que le permitió encumbrarse. Lo hemos visto en deportistas, actores y demás celebridades que se quedan estancadas.

En estas circunstancias, dejamos de trabajar, de progresar, de crear valor añadido. Aprende a superar esta vanidad manteniéndote fresco; de este modo seguirás creciendo y podrás asumir cualquier experiencia convirtiéndola en una oportunidad para progresar. Recuerda que el éxito no es meta en sí; considéralo como un trampolín hacia metas más elevadas.

En cuanto a la vanidad que surge de compararse con los demás, aprende a juzgarte a ti mismo en relación con tus propias metas, no por lo que aparenten ellos. Ocúpate de lo que tú seas capaz de hacer, crear o alcanzar. Trabaja de acuerdo con un conjunto de metas dinámicas, activas y estimulantes, que te ayuden a hacer lo que deseas y no lo que han hecho otros.

Mantente apartado de los cotilleos y los comentarios. Eso te ayudará a distanciarte de las mezquindades de la vida. Eso de murmurar quién hace qué es de gente mediocre y vanidosa. Tú sé una persona con clase; sé diferente, desafíate a ti mismo, ponte a prueba y convierte tu vida en algo especial.

5. Da siempre más de lo que esperas recibir.

Esta clave garantiza la felicidad. Para dar hay que tomar una determinación. Ni se te ocurra volver a contar cuanto llevas dado tú a tu amigo y cuanto te ha dado a cambio él. O lo mismo con tu pareja. ¿Qué clase de relación es esa? De éxito no, coincidirás conmigo. Va a durar un telediario. La clave de cualquier relación es que hay que dar primero, y seguir dando a continuación, sin detenerse a pedir. Si te paras a tomar nota de la puntuación… se acaba la partida. Es como si vas a un terreno en el campo y le dices: “Dame frutos”. Y, como es común en todos los campos, va él y te responde con el índice levantado y cara de asco: “¿Perdona? Mira bonito, esto hay que currárselo. Trabaja la tierra, cuídala, siémbrala, riégala, y cuando creas que es suficiente… sigue haciéndolo, que ya si eso yo ya… ”. Pero tranquilos, porque todo llega, y dará fruto al que más se esfuerce, al que esté dispuesto a pagar el precio.

Who Inspires Tony Robbins

Piensa en el éxito como un camino para disfrutar y pasarlo en grande, no como una meta en sí misma. Si quieres triunfar y conseguir todo lo que te propongas, debes concebir el éxito como un proceso, un hábito mental, un estilo de vida, una estrategia permanente… sin caer en la vanidad, superando todo rechazo o frustración que pueda presentarse. Tú sigue igual de comprometido y sigue estas 5 claves para obtener… ¡ÉXITO GARANTIZADO!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *