¿Experiencia?… ¡Eso lo cambia todo!

Siempre hemos oído hablar de los aprendizajes de la vida. Y es que la vida tiene muuuuucho que enseñar.

Mi hermano pequeño se ha ido a pasar ocho meses a Londres a aprender inglés y a buscarse la vida. Trabaja de camarero y sobrevive con mucho mérito. Lo realmente útil de todo lo que va a aprender -créeme- no es el inglés.

El salto de madurez que ha pegado es bestial. He estado pasando unos días con él en la capital inglesa hace una semana y puedo decir con seguridad que ha cambiado; ha madurado.

Recuerdo que al inicio de esta aventura lo pasó realmente mal porque se estaba enfrentando a la salida de la zona de confort más intensa que jamás había vivido. Y de eso quiero hablarte hoy.

Sigue leyendo…

Experiencia: la mejor manera de aprender.

Cuando conoces algo en teoría… puede que seas un gran teórico de esa materia, pero puedo garantizarte que llevar un conocimiento a la práctica es distinto a lo que se espera.

Las mayoría de las cosas no basta con conocerlas, estudiarlas, oír hablar de ellas, etc. Es HACER esas cosas lo que te da la verdadera sabiduría. En la película El Indomable Will Hunting se retrata a través de un discurso lo que quiero de decir:

Si te pregunto algo sobre arte me responderás con datos de todos los libros que se han escrito. Miguel Ángel, lo sabes todo, vida y obra, aspiraciones políticas, su amistad con el Papa, su orientación sexual, lo que haga falta… Pero tú no puedes decirme cómo huele la Capilla Sixtina, nunca has estado allí y has contemplado ese hermoso techo. No lo has visto…

Si te pregunto por las mujeres supongo que me darás una lista de tus favoritas, puede que hayas echado unos cuantos polvos, pero no puedes decirme qué se siente cuando te despiertas junto a una mujer y te invade la felicidad…

Eres duro. Si te pregunto por la guerra probablemente citarás algo de Shakespeare: “De nuevo en la brecha amigos míos”… Pero no has estado en ninguna. Nunca has sostenido a tu mejor amigo entre tus brazos esperando tu ayuda mientras exhala su último suspiro.

Si te pregunto por el amor, me citarás un soneto; pero nunca has mirado a una mujer y te has sentido vulnerable, ni te has visto reflejado en sus ojos. No has pensado que Dios ha puesto un ángel en la tierra para ti, para que te rescate de los pozos del infierno, ni qué se siente al ser su ángel y darle tu amor y darlo para siempre y pasar por todo, por el cáncer. No sabes lo que es dormir en un hospital durante 2 meses cogiendo su mano porque los médicos vieron en tus ojos el que término horario de visitas no iba contigo.

No sabes lo que se significa perder a alguien, porque sólo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo.

Te miro y no veo a un hombre inteligente y confiado. Veo a un chaval creído y cagado de miedo. (…) Presumes de saberlo todo de mí porque viste un cuadro y rajaste mi puta vida de arriba a abajo.

Eres huérfano, ¿verdad? ¿Crees que sé lo dura y penosa que ha sido tu vida, cómo te sientes, quién eres por haber leído Oliver Twist?,… ¿Un libro basta para definirte? (…) No puedo aprender nada de ti ni leer nada de ti en un maldito libro.

Tienes el fragmento de la película más abajo.

Mi hermano está experimentando en sus propias carnes lo que es vivir lejos de la familia, lo que es compartir piso, trabajar para otro, currar a destajo, hacer nuevos amigos, confiar a ciegas, apañárselas solo y en un idioma diferente, lo que es estar solo pensando que no se puede… para redescubrir que sí se puede, ¡que se puede todo eso y más!

Puede que haya oído hablar de la responsabilidad antes, pero ahora se está haciendo verdaderamente responsable. Puede que soñase con la independencia, pero ahora sabe lo que es. Quizá imaginase lo que cuesta trabajar en un restaurante, ahora siempre dejará propina.

La experiencia le ha proporcionado mucha más sabiduría que la ESO y Bachillerato juntos. Mi hermano es un megacrack camino de superarse cada día más. Solo deseo que después de esto, sus ansias de llegar más lejos no hagan más que incrementarse.

Hoy en día se valora mucho tener experiencia en casi cualquier sector laboral. Hasta el clásico currículum ha quedado obsoleto. Consiguen emprender con éxito o conseguir buenos puestos aquellos que llaman la atención con proyectos propios, con iniciativas propias. Un vídeo en YouTube puede ser la puerta a un futuro prometedor. Hablamos de experiencias, de HACER en lugar de esperar que suceda. Crea y vive tus propias experiencias. El mundo está esperando que lo enriquezcas gracias a ellas.

El Verdadero Aprendizaje = Crecimiento.

Míralo de este modo. Quizá teorizando, estudiando, leyendo acerca de…, visionando vídeos, etcétera,… se aprenda mucho. Vale, es cierto. Yo he aprendido mogollón así.

Pero SOLO CON LA EXPERIENCIA SE CRECE. El mes que pasé con 16 años trabajando de obrero sin papeles en Estados Unidos me enseñó más de la vida que muchos de los libros, películas, tutoriales, asignaturas, historias y demás elementos que introduje en mi mente. Los conocimientos extraídos consciente e inconscientemente de aquello fueron brillantes.

Creo que fue Sócrates el que dijo: Solo es útil el conocimiento que nos hace mejores.

Siempre estoy dispuesto a aprender. De hecho me pirro por aprender cada vez más y más. Pero procuro dedicar mi tiempo y energía a aprender solo aquello que me es útil.

Solo aquello que me hace crecer.

 

 

¿Qué opinas de esto que te cuento?

¿Has vivido alguna experiencia que te haya hecho crecer y/o madurar muchísimo?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *