Discurso de Graduación de Bachillerato

Hace aproximadamente un mes, estuve en la graduación del curso de 2º de Bachillerato con el que he estado todo el año trabajando en el IES Gregorio Peces-Barba, en Colmenarejo.

Ana del Río, la profesora de Lengua y Literatura, pronunció un discurso que exhortaba a los alumnos a vivir al máximo la nueva etapa que la vida les ofrecía y les recordaba el poder de la palabra. Ana ha tenido a bien permitirme compartir en mi blog dicho discurso para todos mis lectores, entre los que se encuentran varios de estos alumnos.

Espero que os inspire esa perspectiva de la vida que nos empuja hacia nuestros más poderosos sueños, que refresque vuestra sabiduría interior y os ayude de cualquier modo.

Aquí os lo dejo 😉

¡Gracias Ana!

DISCURSO PARA LA GRADUACIÓN DE 2º DE BACHILLERATO

CURSO 2015-6

IES GREGORIO PECES-BARBA (COLMENAREJO)

 

Autoridades, compañeros, familiares, queridos alumnos.

Me gusta mucho la palabra UMBRAL. Parece que la etimología de esa palabra es un curioso cruce entre las ideas de límite o fin, y luz. Se me figura que en estos días en los que me cruzo con vosotros en los pasillos y ya vuestros rostros son distintos, vivís en una especie de umbral, o de portal. Momentos como este – no son tantos en la vida-, tienen algo de mágico. El dios Jano mira al mismo tiempo hacia atrás y hacia delante. ¿Qué habrá al otro lado? Son momentos que tienen una belleza especial, que es al mismo tiempo temor (¿no son las emociones monedas de dos caras?). Creo que todos los profesores podemos recordar un momento como este en nuestras propias vidas, con un cruce de envidia y nostalgia que podríamos llamar envidalgia.

No sé si fue Silvia, o Ester, quien supo captar ese momento y lo transmitió a toda la clase con toda su poética sencillez: “¿os dais cuenta de que esta es la última clase en la que estamos juntos?”. Son momentos únicos, en los que parece que podemos oír el sonido de esa cosa tan extraña que llamamos tiempo pasando por nuestro cuerpo.

Hay frases que me habéis oído en clase hasta el cansancio, como por ejemplo: “¡Cómo me gustan las sintagmas!”, o “¡Oh, no, no tenemos tiza!”. Pero hay una frase que también he repetido con vosotros, con ambos grupos: “Si tuviéramos tiempo, me gustaría, podríamos hacer tal actividad, tal excursión, tal investigación… “. Y siempre he tenido la sensación de que la mayoría de vosotros me habría seguido con entusiasmo. Si tuviera que decir una característica de este grupo que me ha llamado la atención, sería vuestra amabilidad, el buen trato entre vosotros y el saber cuál es vuestro lugar en el instituto. Y esto debe ser un ejemplo muy importante para los alumnos que vienen detrás.  

A aquellos que ya sois bachilleres, os damos nuestra enhorabuena por vuestro trabajo: para vosotros sí es tiempo de despedidas. A aquellos que no habéis titulado, os deseamos ánimo y un mayor esfuerzo. Y a los que cambiáis de rumbo porque habéis descubierto que no estabais donde queríais estar, también mucho ánimo: el conocerse a uno mismo no es fácil, pero es crucial, y a la larga el tiempo perdido puede ser tiempo ganado.

Decía Horacio que la Fortuna ayuda a los audaces. Sed valientes, audaces, para tomar decisiones. En los alrededores de la mayoría de edad es vuestra responsabilidad mirar hacia vuestro interior y descubrir aquello a lo que os queréis dedicar, aquello en lo que más sois vosotros mismos.

Elijáis los estudios que sean, abríos al mundo y a la sociedad. Como seres humanos, lleváis de serie la curiosidad y el instinto de aprender. Nuestro cerebro no es un casillero, y también es cuerpo. Por eso, sed ciencialetrados, o letraciencistas; deportistas; dejaos herir y sanar por el arte; que TODO y TODOS os interesen. Sed poetas de la naturaleza, sed atletas de la filosofía, rimad algoritmos, danzad poliedros, esculpid emociones, componed mapas y viajad. No pongáis límites a vuestro conocimiento y no conoceréis el hastío.

También la creatividad nos viene de serie: a cada uno de nosotros las Musas le tienen destinada una de sus artes. Sé que entre vosotros hay algún ilustrador de cómic, músico, diseñador de moda, quién sabe si hay algún alfarero, o algún escritor de teatro. Y lo que no cabe en una profesión, puede estar en ese maravilloso mundo tan personal que es el de nuestras aficiones. Que vuestra arte sea vuestro refugio; un espejo en el que reconoceros; vuestro jardín.

Sed agradecidos con lo que se os ha brindado: la posibilidad de formaros. El sistema educativo público ha costado mucho trabajo y lucha. Pero sobre todo, sed agradecidos con vuestras familias por su esfuerzo y apoyo en estos tiempos duros y ajetreados.

Y ahora me despido.

Las palabras son muy poderosas: cierran y abren puertas y ventanas. Que vuestras palabras hacia el mundo sean respetuosas, amables e inteligentes. Que partan de la justa estima y el buen trato hacia vosotros mismos; que sepan defenderos cuando sea preciso. Que también sean diversas, sonoras, coloridas, divertidas; que sepan convocar la sonrisa de aquellos que os quieren.

Que esa parte del cerebro que se llama Pasión dirija vuestro trabajo, y que la Prudencia, que es una de las caras de la inteligencia, os indique qué caminos es mejor no transitar.

Es hora de soltar amarras. Padres y profesores: vuestros hijos, nuestros alumnos, emprenden un viaje: dejemos que encuentren su isla, su yo, desde los que regresar al mundo y ofrecerle lo mejor de sí mismos.

ANA DEL RÍO FERNÁNDEZ

¿Te ha gustado? Apuesto a que sí.

Deja tu comentario aquí abajo para hacérmelo saber, please.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *